29.12.12

Life of Pi, o el joven, el tigre y los demás


Cierto ser me dijo que disfruta ir al cine por los extras o avances de las películas a estrenarse. Yo me reí del comentario, pero luego entendí el sentido de lo que me quiso expresar. Los avances te provocan, te generan emociones, se produce un efecto químico en tu cuerpo. Hay una explosión sensoriar, y además, se crea expectativa. Todo en 30 segundos, más o menos. Una película no puede mantenerte así durante los 90 o más minutos que dure.

Igual pasa cuando has leído un libro y luego te enteras que se va a hacer una película sobre él. Hay una idea previa en nuestro cerebro que, sin ver avances, nos hace generar cierta expectativa. Mala o buena. Y eso aunque tengas entendido que el cine no es literatura, y viceversa.

Yo no leí Life of Pi, pero vi un avance de la película mientras esperaba que iniciara otra (post en borrador) e inmediatamente agendé ir a su estreno. Y eso pasó anoche.


La firma de la película es de Ang Lee, a quien no se le puede acusar de flojo o cómodo, pero sí de desafortunado. Sobre todo con sus colaboradores.

Life of Pi, mal llamada Una historia extraordinaria, es un relato sobre el sobreviviente de un naufragio, quien debe compartir sus días de supervivencia junto a un tigre, a bordo de una lancha. Es, además, una fábula.

Quizá el libro sea inspirador, con un mensaje más profundo del que se ve en la película que, en general, tiene serias fallas de contenido. Culpa directa de los guionistas que, en este caso, incluye al autor del libro. Mal, mal, mal.

Hay cierto discurso inicial sobre religiones, Dios, existencia, etc... que no viene al caso, por lo que la película bien puede funcionar sin los primeros 20 minutos. Sí, sin los primeros 20 minutos. Y, lamentablemente, también sin los últimos 20 minutos... 

Es más, en la misma película, en uno de los diálogos, hay una referencia a ese ¿cuándo empieza la acción?

Así, el trabajo, o mejor dicho, el excelente trabajo de Ang se ve reducido a ciertas escenas. Por eso le considero desafortunado. Quizá tenga que ver su forma de ver el cine (y la vida), que está muy influenciado por la visión asiática. Otro director no hubiera dado largas a ciertas tomas innecesarias, pero probablemente no hubiera sacado tanto provecho del 3D como lo hizo Ang.

Hay escenas que visualmente son bellísimas.


Yo, por cuestiones estéticas, soy más de ver cine sin 3D. La mayoría de película que he visto en este formato, como ésta, ha sido porque voy con mi hija a verlas. Y debo decir que aquí sí viví la experiencia. Ang te hace sentir con su cámara, hasta el susto.

Sin embargo, no basta.

Curiosamente, una de las mejores escenas es el avance que se usa para promocionarla, por lo tanto, si viste el avance, solo falta que veas tres o cuatro escenas más de la película para quedar satisfecho. Y es justo ese el problema: el metraje, las escenas de más, el discurso previo, el poco acierto en el relato, la moraleja escondida, etc... dejan más insatisfacción que otra cosa.

O confusión.

Hay errores de continuidad, y quien sepa de cine no puede evadir o hacerse del ojo pacho con eso. En el mar, donde solo hay una barca, un adolescente, un tigre y algunas cosas más, o sea, con un plato tan reducido, tan mínimo, no se pueden cometer errores de aparecer cosas porque sí o que las cosas sean "un poco" diferentes de escena en escena... pero, lo malo en realidad, repito, es el guión.

A los escritores deberían prohibirles escribir o colaborar con los guiones de las películas basadas en sus libros. De 100, unos cinco han salido bien librados. Y no me mencionen a Mario Puzo, porque habría que contar ciertas anécdotas. 

Yann Martel estorba a Ang con el guión.

Como crecí leyendo El libro de las tierras vírgenes, de Rudyard Kipling, entendí muy bien la alegoría final, o total, de la película. Los animales, el niño, el tema del tigre... pues, para mi es viejo... 

Me supo muy mal el final, y no por lo seco, sino porque sé que la idea daba para más, pero la forma de resolverlo no dejo claro el asunto. Lo vi en los ojos mis acompañantes que habían ido emocionadas y salieron con rostro confuso.


Quizá por eso le ha ido tan, pero tan mal en taquilla...

Y es una lastima, por Ang.

No la doy por mala, pero me quedo debiendo mucho. Por esas escenas (una me recordó un sueño) fabulosas le recomiendo a cualquiera que vaya a verla, pero a fuerza de ser sincero, no espere ir a ver una aventura extraordinaria.

Por cierto, el doblaje al español es tan malo que pareciera que los indios (no hindúes) hablan como mexicanos...

Paz.


9 comentarios:

JLO dijo...

uh que mal, a mi también me había fascinado ese avance por lo mágico, por el 3D tan bien utilizado con los peces, por no ser un clip resumido de la película... un gran avance sí...

me extraña que no haya podido mantener el nivel en el film, es un metraje excesivo? ese es el problema mas allá del tema de la religión? algo muuuy molesto para los que no nos mueve un pelo el tema...

es verdad lo que decís de los guionistas, Kubrick (que adaptaba libros mayormente), no se entendía bien con Clarke y ya sabes que 2001 fue una genialidad... también peleó con King y su Resplandor, cambiando muchas cosas del libro y sabemos que también es un peliculón...

en fin, igual esta es una película que tengo ganas de ver,después te comento si pienso lo mismo que vos... salu2 y feliz año...

JLO dijo...

acabo de leer esto en un blog nuevo y me gustaría que vos lo hagas, porque dice casi todo lo contrario que tu post... salu2...

http://criticasdeluiscifer.blogspot.com.ar/2012/12/la-vida-de-pi-life-of-pi.html

me gusta hacer lío! ja

Luis Cifer dijo...

Saludos
A mí sí me parece que los primeros 20 minutos son importantes, nos describen al personaje de Pi y su búsqueda de su verdad, de cómo interpreta la realidad para hacer la vida más levadera, convirtiendo su ridículo nombre en un número de gran importancia en geometría, etc

JLO dijo...

felices fiestas master!!!!!!!!!!!!

DEARmente dijo...

Luis Cifer:

Pienso que eso (el origen de Pi, etc...) se pudo manejar de otra manera. En el cine, a veces, menos es más. No culpo a Ang, como podrás ver, sino al guión.

Gracias por leer.

DEARmente dijo...

JLO:

Siempre es bueno tener dos puntos de vista diferentes, así uno puede elegir con cuál uno se siente más identificado.

Pero no has armado lío. Me has mostrado otra ventana.

Gracias.

jonasan dijo...

Concuerdo en que los primeros 20 minutos son largisimos y si pudo haberse explicado el origen del nombre utilizando el lenguaje cinematográfico o con el guión.

Si no se desaniman en ese primer lapso de tiempo, lo que continua es simplemente majestuoso.

Yo vi la pelicula en 2D digital y me impacto, sobre todo la creación de Richard Parker, deben darle un reconocimiento al equipo de animación, no se si seran los mismos que animaron King Kong de peter jackson, pero esta al mismo nivel de calidad, sino es que la supera.

El final simplemente en lo personal me impacto, sobre todo con la versión alternativa de la historia, me dejo pensando y con un nudo en el corazón.

Y ni que decir de cuando Richard Parker se pierde en la selva, casi lloro junto a Pi.

Lo de su desempeño en taquilla, coincido que es una lastima, pero quizá se deba al tema espinoso de la religión y a esos primeros y larguísimos 20 minutos,que solo se salvan con la pequeña aparición majestuosa de Richard Parker.

DEARmente dijo...

Jonasan:

Richard Parker... solo estuvo bien en una escena. La animación, pues, cumple.

Richard Parker no es real (el que lea, entienda).

Anny Rozas dijo...

Lo bueno es que no veo películas dobladas, así que los mexicanos para mi, no existían.

Coincido bastante con tu postura ante la película. Y si dices que los primeros y últimos 20 minutos de la película sobran, pues yo sólo me quedo con el 2do acto del metraje.

Un festín visual y sumamente atractivo. Pero cae aparatosamente en la historia, tal como el barco hundido que llevaba a Pi.

Te dejo el link de mi comentario sobre la película...

http://elojodebaltasar.blogspot.com/2013/01/una-aventura-casi-extraordinaria.html

Pasaré más seguido por acá.
Saludos.-