25.2.12

Comentario previo a la entrega de los Oscar 2012


Mañana se entregan los Oscar. Mañana es la Gran Noche en Hollywood. No hay otra noche igual, por más prestigio que otra premiación o festival puedan tener (como Cannes).  No hay fiesta que se le compare, aunque otras se enfuercen en ofrecer lo mejor de lo mejor. Los Oscar son otra cosa, lo más.  Y no se trata del valor monetario de la estatuilla, ni que den dinero al ganador. En una ocasión se entregaron Oscar de madera, sí. Los premios de la Academia tienen un no sé qué codiciable.

Diga lo que se diga de ellos, no se debe obviar que al cine en sí, como arte, como lenguaje, como expresión, un Oscar ni le da ni le quita nada. 

Primero, debe entenderse que es un premio que nació dentro y para una industria. Una industria como todas, que paga impuestos, tiene planillas, inventarios, gastos, costos, paga suministros de energía, paga multas, hace descuentos, tiene sindicatos, paga horas extra, etc... una industria representada por una Academia, como un gran gremio.

Segundo, la Academia es como un gran club privado. Un gran club, sí, pero muy exclusivo y privado. Se paga membresía y no se acepta a cualquier persona. Hay que aplicar, hacer una solicitud, recibir recomendación o ser invitados formalmente, a lo masón.  Un club privado que, como en cualquier club, es nutrido por diferentes tipos de grupos/gremios/sindicatos y donde se considera mucho más al que está dentro del círculo que al que está fuera.

Tercero. Aunque la Academia es grande, el colegiado que elige quienes son nominados es un grupo muy reducido, sobre todo para las áreas técnicas, y los premios grandes (actor, actriz, director, película) son elegidos por un grupo que toma en consideración aspectos que nada tienen que ver con lo anotado en el segundo párrafo del post.

Hay muchos expertos en premiaciones Oscar que no son expertos en cine. Hay quienes pasan por ignorantes en el tema por no acertarle a un premio, aunque sean personas que no solo conocen y entienden de cine sino que hacen cine.

A mis 18 años, conocí un anciano que trabajó para Hollywood Reporter en los 40s. Tenía una colección envidiable de clásicos en su casa. Cierto día hablé con él sobre Citizen Kane y su aportación al cine y éste me dijo en tono disgustado que "Orson Welles era un pesado y que su películas eran basura". En efecto, no había películas de Welles allí. Me di cuenta que su visión de cine no tenía nada que ver con la mía.  Tenía películas de Josef von Sternberg porque Marlene Dietrich le parecía una diosa, nada más. Nunca discutí con él. Este había compartido mesa con Marilyn Monroe, Liz Taylor, entre otras. Me quedó claro por qué la obra maestra de Welles fue ignorada por la Academia (el premio de guión no lo dieron precisamente por él).

Un voto de simpatía, eso son los Oscar.

Las películas se eligen por su impacto mediático, por el voz a voz entre la gente, por su taquilla, por su prestigio en festivales o críticas.  Si una película recibe aplausos en festivales (Berlin, Cannes, Sundance, Estocolmo, Roma, La Habana, etc...) seguramente será considerada por la Academia. Si la película, durante su producción recibe una promoción adecuada, lo más probable es que la Academia esté muy atenta a ella. Si se alaba una película por su mensaje o por su innovación, pues, seguramente se le considerará.  Es así. El solo hecho de considerar ciertas películas hace ver a la Academia como un colegiado que sabe lo que hace, y lo sabe, pero no en el sentido que debería ser. 

Por esas razones, saber exactamente como votará la Academia es muy fácil en ocasiones, y en otras no. Pero hay muchos "expertos" en eso. Quizá porque entienden poco de cine y mucho de ver películas, que no es lo mismo, o porque no entienden mucho de ninguna de las dos cosas pero saben todo sobre farándula, glamour, fiestas en Hollywood, chismes, etc...

Ayer escucha/veía/leía comentarios como que la Academia debe premiar a Scorsese o a Clooney por obligación, que la Academia tiene preferencia por los dramas, que Meryl Streep debe ganar per se, que The Artist tiene todo para ganar, que The Help seguro sorprende por ser un drama sobre un tema humanitario, que bla bla bla bla bla bla bla bla bla... 

La Academia no le debe nada a nadie. La Academia son más de cinco mil miembros, no solo el grupo que elige nominaciones. Votan extras, técnicos, ejecutivos, actores, directores, editores, productores, utileros, en fin, todo el que pase por lo mencionado en el párrafo cuatro de este post.  

Si un actor es talentoso pero no se lleva bien el plato con maquillistas, utileros, iluminadores, repartidores, ejecutivos, pues, aunque la crítica, los medios y sus colega lo alaben (sindicato de actores) debe considerar que todos los demás no votarán por él.

Si una actriz es talentosa y su actuación no solo merece flores y aplausos sino el premio y además es simpática en el plato, con sus colegas, con los medios, pero se negó a algo con un ejecutivo del estudio y este no promueve su cinta y hace algún tipo de veto entre sus empleados, pues, seguramente tendrá menos votos a favor.

Si un director es un genio y realiza una película que en términos estrictamente de dirección alcanza la perfección pero este tardo tres años en realizarla o fastidia al estudio con sus métodos haciendoles perder dinero, por más que crítica, prensa y colegas (sindicato de directores) lo alaben, debe considerar que habrá poco votos para él.

Una película puede ser una obra maestra pero si hay un comentario fuera de tono de su director o protagonista, o la misma trata temas políticamente incorrectos, censurables o que no van de acuerdo a lo considerado aceptable, pues, no ganará nada esa noche.

Así de loco.

Hollywood está nostálgico. Las nominadas a mejor película lo demuestran.  The Artist tiene pocas cosas en contra para no ganar. Una de ellas en vital: no fue hecha en Hollywood. La otra no se puede obviar: The Descendants. Las otras poco pueden hacer. No porque sean peores, pues The Tree of Life es una película soberbia y The Help tiene una cuota de drama humano sin igual en la lista. El hecho que The Artist parta como favorita tiene que ver más con el espíritu de amor al cine que transmite. Hugo, de Scorsese, tiene algo de eso, pero se pierde en lo comercial.

Un Oscar a Scorsese por Hugo no vale, ya erraron en él con The Departed.  Ese apartado está reservado para un duelo entre Alexander Payne (The Descendants) y Michel Hazanavicius (The Artist). Y eso que Terrence Malick ha tejido fino. Woody Allen no cuenta aquí.

Porque soy latino me gustaría que ganara Demian Bichir, además, su actuación es digna, pero aquí también la cosa es de dos: George Clooney (The Descendants) y Jean Dujardin (The Artist). Lo de Clooney es sobresaliente, hasta sorpresivo. Una actuación no tan expresiva como la del francés, pero muy bien desarrollada. Dujardin es histrionismo puro. Una actuación superior.

Si Viola Davis no gana el Oscar, pues se lo deben dar a Glenn Close (y ahora ya me pongo loco), sino ¿cuándo? Porque a su realeza Meryl Streep le estorban sus mucha nominaciones y sus dos Oscar que tiene en casa, aunque su versión de la Dama de Hierro no está mal pero, como sucedió con la nominación de Morgan Freeman cuando emuló a Mandela, el personaje ha pesado más que la actuación.  Quien sí ha actuado es Michelle Williams. No me sorprendería una "sorpresa" con ella.

Como actor de reparto está claro: Christopher Plummer. Como actriz de reparto no lo tengo claro, quizá porque ninguna me parece que sobresale más que otra. Hay quienes dicen que Octavia Spencer ganará pero si votaron por ella es que Viola no ganará en rol principal. Dudo que se de una dupla de afroamericanas ganando al chico dorado.

No logré ver todas las películas nominadas mejor película extranjera (otra vez) pero A separation (Irán) me gustó mucho y creo que tiene posibilidades. Bullhead (Belgica) es muy buena, atrevida, pero no creo que encante a todos. La que tiene el ingrediente que gusta a la Academia es In Darkness (Polonia) pero tampoco lo tengo claro. Mentiría.

De las películas animadas solo me faltó ver Un Gato en París, pero no sé si sea mejor que Chico & Rita, que no ganará, o que Rango, la que considero debe salir premiada mañana. Su nominación no solo es un acierto de la Academia (algo que dudé) sino que demuestra que algunos allí todavía saben de qué trata el asunto. Las otras, por favor...

El guión original debe ser para la película iraní. The Descendants debe ganar como guión adaptado. La fotografía y dirección de arte de The Artist no tienen rival. Y la mejor banda sonora, con el perdón del señor John Williams (War Horse), también es The Artist.

Hay muchas películas que no comenté y que están nominadas.  Realmente solo iba a comentar dos (The Artist y The Descendants) pero algunas circunstancias me hicieron comentar otras. Si me tocara votar a mi, como hace don André Guttfreund, salvadoreño ganador de un Oscar, pues no daría pistas de nada.

La Academia es como "el monstruo" de Viña del Mar.  Se sabe más o menos como gustar, pero no hay nada seguro. Sin embargo, si se sale con estatua bajo el brazo (en este caso gaviota) hay prestigio asegurado. Claro, el monstruo de la Quinta Vergara no padece el sindrome político-hipócrita-cínico que padece la Academia. Si tratas bien al monstruo y das lo que pide, sales aplaudido, sino, sales abucheado, aunque te quieran.  No así en la Academia. Pero todos quieren ir a Viña del Mar, como todos quieren ir a los Oscar, y más, salir de allí con una estatuilla bajo el brazo.

El lunes revisamos los ganadores.
Paz.

2 comentarios:

JLO dijo...

que buen post, veo que sos un experto en cine, no como "esos" de la academia jaja...

acabo de ver la ceremonia así que espero tu comentario mañana y lo debatimos...

lo que dijiste de todas las contras de la academia por preferencia, me hacen acordar mucho a lo que hicieron con Kubrick... abrazo...

dear dijo...

Vale, no soy un experto. También tengo mis caprichos, como todos.

Me da gusto que pases y comentes. De no ser porque alguien pregunta o dice algo por otros sitios creería que sos el único lector del blog jejeje

De Kubrick podríamos hablar/escribir hasta caer muertos! Bien sabés que su métodos artísticos no eran rentables para los estudios ¿te imaginas si lo premiaban? Tenía cierto veto, como otros grandes.

En eso se parece a Chaplin. Ambos ganaron un Oscar por su genio en otra rama del cine, pero no como cineastas.

Vos deberías hacer un post de eso.