3.5.13

"The special one"

Los ingleses han sacado brillo en muchas cosas, pero se han cagado en muchas más. Entre esos detalles a reprocharles está el título de este post. Título que la prensa inglesa concedió al señor José Mourinho.

"Por favor, no me llamen arrogante. Soy campeón europeo y creo que soy alguien especial".

Así abrió la lata el señor en Inglaterra. Su primer declaración como entrenador del Chelsea, equipo que por cierto no era su primer opción a dirigir, pero, ese es otro tema (post pendiente).

The especial one. A partir de ese exabrupto (ni el primero ni el último) la prensa inglesa comenzó a llamarle The special one. Já.

No sé. El humor británico es tan sarcastico... Cuesta entenderlo. Eso sí, cuando le arragras la onda, es exquisito.

Pues al señor le aplicaron una dósis de humor inglés, nada más. El inglés es fino para burlarse. Si el sarcasmo del humor inglés se dijera en francés sería la madre de todos los sarcasmos, pero hay algo en el acento inglés, tanto al escribirlo como al hablarlo, que permite cierta ambiguedad interpretativa.

Algunos no saben si realmente se les está tomando en serio o no.

Al señor le pasó eso. Y quizá lo entendió. No sé si al momento o años después. Pero lo que sí es cierto es que le gustó. Lo tomó como un cumplido. Quizá porque el señor tiene sangre latina y se tomo la frialdad inglesa como seriedad. Quizá...

El punto aquí es que ese detallito le dejó mal la cabeza al señor y, lo peor, le arruinó, y le sigue arruinando la cabeza junto a varios otros en el mundo.

Triste.

Al César lo que es de César, dijo mi maestro. Y como dato, según Suetonio, Julio César, ese del que luego tomaran nombre los emperadores romanos (él mismo no lo fue), tenía un esclavo cuya tarea era gritarle a la cara ¡Tú no eres Dios! luego que todos terminaran de aplaudirle y adularle.

¿Ya?

Quizá por eso se siente tan amado en Inglaterra The especial one, porque allá todos se toman las cosas con humor inglés.

El que lea, entienda.

Paz.

No hay comentarios: