7.12.12

Sombras Tenebrosas, otro refrito de Tim Burton


Tim Burton es un cliché.
Me animé a ver Sombras Tenebrosas pues Michelle Pfeiffer está en el reparto. Ya saben, el amor platónico...  Otro refrito a cargo de Tim no era muy atractivo. Ya filmó varios (y hará más) non-gratos.

Sombras Tenebrosas en la adaptación al cine de una serie de televisión de finales de los años sesenta que gozo de cierta popularidad y es considerada de culto. Tim Burton y Johnny Depp se han declarado fans de ella, por lo que no es casual ver sus nombres en los créditos de producción.
A mi hija le gustó. Tim es bueno con los niños, aunque esta no va dirigida a ellos. Lo que pasa es que hay cierta trampa en la película, pero vamos por partes.


No es lo mismo hacer cine con poco dinero y limitantes creativas, que hacer cine contando con eso. Tim desde hace tiempo goza de esos elementos y, además, de muchos cómplices. Sin embargo, su cine es pobre y casi decadente. Si bien en términos comerciales es bueno, en cuanto a arte es pobre.

Su Sombras Tenebrosas entretiene, pero no fascina. Hay mucho Burton, algunos buenos momentos, pero poco cine. Quizá quienes conozcan a fondo la serie odiarán la película. Yo no opinaré sobre eso. Los fans de Burton la amarán, claro. Yo no la odio, pero no la salvaría de un incendio.

El problema es la historia, o la carencia de una buena historia en el guión. Su argumento no termina de germinar. Además, la dirección de Tim es cómoda. Sí, cuidó ciertos detalles, como algunos encuadres y primeros planos que hacen guiños a películas clásicas de vampiros (lo que demuestra que es un conocedor), así como la ambientación de algunas escenas, aunque hay mucha luz para ser sombras tenebrosas. También hay algunos aciertos en el casting, pero todo eso pudo hacerlo cualquier otro director con los mismos recursos. Y es allí donde falla Tim.



No termino de entender la insistencia de Tim de forzar las cosas a su estética. Pienso que le es más fácil hacer las cosas así que proponer algo diferente. Guardando las distancias, si Tim se dedicara a la música sería como Luis Miguel y sus Romances. El primer Romance gusto tanto que hizo parecer deseables a los otros. Nadie duda del talento de Luis, pero hacer versiones de viejas canciones con buenos arreglistas no le exige más de lo que ya sabemos que tiene.

Igual con Tim. Sus películas no proponen. Y para colmo, usa los mismos actores. La colaboración Burton-Depp les está desgastando. Deberían darse un descanzo. Deep debe demostrar que es buen actor, pero sin disfraces, o sin la dirección de Tim (su primer Jack Sparrow es genial). Y viceversa. Helena... pues, cuestión de pareja, pero también raya. Burton debe mostrar que sabe dirigir otros actores, no solo a aquellos con quienes se siente cómodo. El cine no es teatro ni opera. Solo a ciertos directores, y con mucha razón, se les permitió eso. Y hablamos de DIRECTORES, en mayúsculas. Tim todavía no entra en la lista. Y eso que el mejor Batman es suyo, si es que cuenta.

Dos cosas sobresalen en Sombras Tenebrosas. Una es Eva Green.


Teatralidad. A diferencia de Depp, a quien lo cubre un disfras, Eva tiene que desarrollar su personaje con puros gestos, a veces sobreactuados, aunque creo que es algo a propósito. Gesticular. Agrandar la expresión. Sostenerla. La bella bruja convence, a pesar del descuidado vestuario que le asignan. Me parece que si alguien captó la idea fue ella.

El vampiro de Depp, Barnabás Collins, es teatralidad pura, pero no destaca. Demasiado plano. Quizá con otro actor, o si no se hubiera buscado la referencia a los Nosferatus (Murnau, Herzog)...

Bien por los guiños, que por cierto, no todos notarán. Pero para los guiños están las parodias, y Sombras Tenebrosas no lo es. Aunque entienda la escena en que Barnabás hipnotiza al capitán de los barcos (Sir Christopher Lee, por cierto), donde hay una especie de autohomenaje (Ed Wood), no entiendo que sea propio de un buen director recurrir a eso en un refrito.

Quizá toda la película sea solo un homenaje a la teatralidad. Incluir a Alice Cooper, el propio, en el reparto e interpretándose a sí mismo debe dejar claro lo que se busca en la película. Por eso de ciertas exageraciones.


Lo segundo sobresaliente es su banda sonora. Digna de mencionar, resaltar y recomendar. Quizá lo mejor de la película y la trampa por lo que a mi hija le gustó tanto (tiene un oído musical...). Escuchar las notas de Nights in white Satin, de Moody Blues, justo después del prólogo es alucinante. Te hipnotiza. Y luego, entre escenas, joyitas de todo tipo: Bang a Gong (Get in on), de T. Rex; Paranoid, de Black Sabbath; Crocodile Rock, de Elton John; Highway Star, de Deep Purple; No more Mr. Nice Guy, de Alice Cooper; You're the First, the Last, My Everything, de Barry White, Go all the way, de The Killers, y hasta espacio para The Carpenters con Top of the World, entre otras.

Fineza.

No sé si fue idea de Tim (lo dudo), pero si algo atrapa al no-fan es la música que, por primera vez en una película de Tim, se vuelve secular y se aleja de lo burtoniano. La trampa funciona.

Habrá secuela. Y no sé si es una buena o mala noticia. Ver otra vez a Michelle, será siempre un placer. Si la banda sonora emula a esta, pues no será tan mala experiencia, pero Tim, Depp, Helena...

La esperanza: Chloe.


Lo mejor de Tim, a mi gusto sigue siendo Ed Wood, Big Fish y Batman.

Su Sombras, a penas buena. A penas...


1 comentario:

JLO dijo...

de acuerdo señor, Tim (mas allá de que sea hoy un grande del cine) está en la comodidad de hacer las películas de taquito, sin esfuerzo por algo nuevo...

la que nunca me gustó y veo que nombrás como una de tus favoritas es Big Fish... no me creí nada de la película... solo la ví una vez, sabes que a veces con el tiempo cambia la visión... salu2...