7.9.11

Kurt Westergaard, o la fábula de "No te metas con Mahoma"


No voy a extenderme, pero seré enfático: el Islam no bromea. Y no cito al Ayatolá Jomeini, quien dijo que "no hay bromas en el Islam, no hay humor en el Islam. No hay diversión en el Islam", y bla bla bla bla, sino que tal cosa es cierta.

Kurt Westergaard, caricaturista danés, puede testificar de ello. Su historia podría ser escrita como la fábula del caricaturista ateo que dibujo a Mahoma, el profeta, con una bomba como turbante y aprendió que aunque no teme —ni cree— a Alá si debe temerle a los seguidores de éste.


La noticia es vieja. La caricatura se publicó en el diario Jyllands Posten en septiembre de 2005, pero el asunto es de todos los días y con el tiempo se expande más y más.

Kurt vive bajo estricta protección policial ¿por qué? porque han tratado de matarle no una, ni dos veces, sino varias. ¿Quienes? Pues, musulmanes.

El Islam no es una religión pacífica, no se engañe.

Kurt se pudo burlar de Jesucristo o Buda en alguna caricatura (como hizo con otros personajes), y no hubiera pasado nada porque de esos dos, y de otros, nos burlamos todos los días sin mayor consecuencia.  Cualquiera puede decir lo que sea de Jesucristo, Buda, Gandhi, Madre Teresa de Calcuta o El Papa sin que pase nada porque "la liberta de expresión es un derecho humano", pero con Mahoma o el Islam la cosa cambia.

Al cristianismo, al budismo y ya no digamos al judaísmo se le puede tirar lo que sea, pero con el Islam no se juega, eh, pues éste extermina hasta a sus propios seguidores, sino pregunte por un tal Malcolm X.

No es culpa de los musulmanes, sino del Islam. El que acusa de islamofóbico a quien hace ver estas cosas es porque no conoce las raíces del Islam ni le interesa o no le han tratado de matar a un familiar o a él mismo por simplemente decir lo que sea de quien sea a la hora que sea y donde sea.

La colección completa de las caricaturas que se publicaron las puede ver aquí

Paz.

No hay comentarios: