20.1.11

Estaré despierto... hasta dormir.


Estoy despierto. Eso no debería de asombrar a nadie. Lo normal es escribir mientras uno está despierto, no cuando duerme, al menos con el papel normal y el virtual es así, con el papel mental, pues, es otra cosa, no sé si más o menos importante pero es otra cosa, sino que alguien me explique el caso Elena G. White. En fin...

Decía, o escribía, que estoy despierto. Y no es que estuviera en coma como Cerati o me hubiera pasado invernando varios meses y ahora, al abrír los ojos, me puse a gritar como loco, sino que, para muchos, eso de "estar despierto" es una cuestión una tanto complicada, más si tienes que trabajar entre ocho o doce horas al día y luego, al llegar a tu casa, o a alguna casa, no puedas cerrar los ojos sino hasta en la madrugada y esperar que tu cerebro asimile que esas tres o cuatro horas en reposo realmente equivalen a ocho horas de sueño placentero.

Estar despierto, para otros significa más que sólo abrir los ojos, darse una ducha y tomar un café, o encender la TV y ver algún noticiero para darte cuenta que la mierda en el mundo no para de salir y acumularse. Estar despierto puede significar muchas cosas a mucha gente. Con eso de que cada cabeza es un mundo...

Yo estoy despierto, y no sé si me importa mucho o poco explicar en qué sentido "estoy despierto" pero el sentido común debe llevar a quien lee a que, en primer lugar, estoy despierto porque no estoy dormido. Luego, con un poco de intuición, curiosidad, psicología u oficio profético se pueden sacar las conclusiones que se quieran, o aunque no se quieran, las que aparezcan.

Estoy despierto y no sé exactamente a qué hora dormiré, o si realmente dormiré, pues, a veces los sueños no nos permiten dormir y nos hacen estar despiertos mientras dormimos... y aquí se puede usar la intuición si se desea.

Por ejemplo, el que esté escribiendo estas líneas relevantes o irrelevantes significa que estoy despierto aquí, en este espacio más o menos leído e ignorado, y que, por lo menos aquí, en ese sentido, no estoy dormido, aunque este sitio no duerme aún cuando está dormido. Los borradores pueden testificar de eso. De la misma forma, estar despierto no significa que uno no está dormido, ni que cuando uno está dormido no está despierto. Parece cosa de zombis pero le pasa a los humanos, a los que no nos creemos zombis sino seres pensantes.

Sé que a veces parece que hablo en parábolas, que me voy por las ramas o que desvarío, pero si usted se acerca un poco más a estas letras entenderá que lo que digo tiene más sentido que pedir un caldo de pollo cuando se está en la playa.

Pensé iniciar el año en este blog de otra manea, algo completamente diferente a esto, pero está hecho, de alguna manera hay que comenzar siempre, y si es esta la forma en que debo iniciar el año en este blog, pues, listo.

Estoy despierto, y eso no debería sorprender ni preocupar a nadie, pues no llevo despierto veintitantas horas consecutivas, que sería algo nocivo para cualquier individuo. Además, hay gente que usualmente está despierta cuando otros están dormidos. Como los que trabajan por las noches: vigilantes, teleoperadores, técnicos, prensistas, taxista, doctores, enfermeras, policias o prostitutas... hay también personas que no duermen por cuidar a otras en hospitales o por estar tuiteando, pero eso es harina de otro costal.

Estar despierto es como estar vivo, aparentemente. Y eso, eso, es algo importante.

Por ello, decir/escribir que estoy despierto, en este instante, en este día, en este año, en este momento de mi vida, en este cosmos, en esta existencia, significa algo más que sólo abrir los ojos y bostezar. Es no estar dormido.

Por lo tanto, puedo decir con mucha certeza que estaré despierto, hasta que duerma.

1 comentario:

Folósofo dijo...

Que profundo la forma de explicar que "estas despierto".
Buen inicio!