7.9.10

The Expendables, o el regreso de la vieja escuela





Debo confersame. Siendo un adolescente, llegué a escribir en un cuaderno la idea de guión para una película de acción sobre un grupo de fuerzas especiales que debía solventar una misión muy peligrosa y bla bla bla bla... Sí, a mi manera, hice un libreto con diálogos, escenas y todo el asunto. La cosa —como le llamo ahora— era simple: cinco tipos expertos en toda clase de armamento y lucha repartían golpes, patadas, mordidas, balas, fuego e insultos a un grupo de malos-malos que se querían salir con la suya. Mantuve guardado la cosa por allí hasta que un día decidí darle fuego junto con otras boberías.

Nunca se lo mostré a nadie y creo que mi hermano es el único que llegó a tener una idea de lo que hacía, pero ¿Por qué menciono esto ahora? pues, sucede que anoche, gracias a Don Señor —un personaje de mi entorno— tuve el agrado de ver The Expendables (Los mercenarios), la nueva película dirigida y protagonizada por Sylvester Stallone junto con un selecto grupo de actores del género de acción, como Jason Statham (The Transporter), Jet Lee (Romeo must die), Dolph Lundgren (Universal Soldier), entre otros, y la participación especial de Bruce Willies y Mickey Rourke, así como un cameo especial de Arnold Schwarzenegger.



Esta película me ha hecho recordar, con carcajada incluida, mi experimento de adolescente, y no porque sienta que alguien me ha robado alguna idea o porque lo que vi sea idéntico a lo que yo había escrito, sino porque, como todas las películas de ese género, y más las de "la vieja escuela", parecen haber sido escritas por un grupo de adolescentes mientras jugaban con sus vídeo-juegos (ATARI en mis tiempos) o mientras escuchan un disco de KISS o POISON!

Y es precisamente eso lo que me resulto "agradable", re-encontrarme con esa forma de filmar escenas tan simple y sin despreocupación como sólo la vieja escuela sabía hacer.

Olvídese usted del arte o del lenguaje cinematográfico. No espere un guión que cuide de su fluidez o de su coherencia ni espere razones para que algo aparezca o desaparezca de la trama. No intente analizar el perfil psicológico de los personajes o mucho menos intente encontrarle explicación a lo que pasa frente a usted durante los cien minutos que dura la película. Tampoco se pregunte porque las gente que aparece hablando español en la película lo hace como si jamás lo hubieran hablado. ¡No! Lo mejor es que tome sus popcorn, su soda y vuelva, por unos momentos, a ser ese adolescente que alguna vez fue.

Debo decirlo: no creo que vuelva a ver esa película una vez más, pero me he divertido mucho viéndola, desde la primer secuencia, o mejor dicho, desde el primer disparo que realiza Gunner, el personaje que interpreta Dolph Lundgren.

No me imagino que hubier pasado si se hubiera convencido a Van Dame, Steven Seagal, Lou Ferrigno o Chuck Norris de participar en este film. Estos, como los que participan en la película, son también del grupo de actores de la vieja escuela del cine de acción. Sí, ese cine/escuela que no necesitaba más que una chica en problemas o un malo molestando a un par de inocentes para armar la de San Quintín y repartirle balas gratuitamente a quien se pusiera enfrente.

El gran merito de la película radica en que NO SE LO TOMA MUY EN SERIO y que, sabiendo perfectamente a qué grupo/género dentro del cine pertenecen, se dedicaron solo a filmar lo que mejor saben hacer: ser los tipo rudos del cine.

Bien por ellos.

Parece que la cosa salio tan bien que hay planes de hacer una secuela del asunto. Quizás en ella aparezcan algunos de los actores mencionados que no aparecen en esta entrega.

No se lo tome muy en serio usted tampoco, y si no sabe qué es eso de la "vieja escuela", por favor, abstengase de ver la película. Ni siquiera busque el trailer. Mejor retroceda hasta los años ochenta y dese un buen paseo por los noventa y localice las película de los actores mencionados, y sólo así, logrará sentir que, a pesar de todas las tonterías que verá en The Expendables, no habrá perdido su tiempo.

Me pregunto: ¿Por qué *utas no guarde ese cuaderno? A lo mejor se lo hubiera podido vender a algún estudio justo ahora, después que esta película revivió "la vieja escuela".

Por cierto, Giselle Itié aparece con mucha ropa... ni modo.



***

1 comentario:

JLO dijo...

es buenisima!!! yo me re diverti tambien y me parecio muy honesta y mejor filmada... Stallone desde hace un tiempo es alguien q sabe muy bien q hacer...

para la segunda piensa reflotar a su compañero Apollo Kid!! jaaa... y por twitter sigue riendose de van damme por no quere hacer la peli, segun cuentan, no queria perder la pela con Yet Li ... y bue...

salu2