13.4.10

¿Sociedad secreta?

1


Una conversación entre dos individuos en un restaurante de comida rápida, un sábado cualquiera. Más parece un monólogo, porque uno de ellos se limita a escuchar:

Mirá, llevo muchos días observándolos. Los conozco, no personalmente, pero los conozco. Se sientan allá al fondo, en la mesa junto a la ventana y, casi siempre, lo hacen en el mismo orden: uno al fondo y los otros frente a él. Supongo han notado que los observo y sospechan de mi también, pero lo disimulan, como yo intento disimular que no me doy cuenta de lo que hablan, pero sí, si me doy cuenta.

Al principio, parecían ser un grupo de amigos que se reunen a tomar una tasa de café, para luego platicar sobre asuntos de su semana : la familia, el trabajo, los proyectos... pero, de no ser porque mi sentido del oído es muy agudo y porque un día quedé a pocos metros de distancia, jamás me hubiera imaginado el tipo de personas que en realidad son.

No son normales, no. Siempre empiezan hablando de algo trivial como un juego de fútbol, mujeres, películas, trabajos... pero luego, ya avanzada la platica, se centran en temas asombrosos que de no ser por mi vasto conocimiento de misterios y otras culturas no entendería ni jota.

Son tres, aunque parece ser que su red es más extensa, supongo que ellos son los líderes, aunque no podría asegurarlo, podrían ser desertores también.

Uno de ellos, según he escuchado, es de ascendencia hebrea, judío sefardí, de linaje sacerdotal. Parece ser el más sabio, el consejero, el equilibrio. He escuchado cuando le dicen 'el único' o 'justiciero' y hacen referencia a su facilidad de transformación, como si fuera un infiltrado. El segundo parece ser local, salvadoreño, de aspecto más bien despreocupado pero, a juzgar por su forma de hablar, es el más radical, extremista. Por su léxico sé que es comunista y conocedor de aspectos económicos, porque conoce de políticas macroeconómicas y microeconómicas, datos estadísticos y otros, pero claro, entre ellos manejan un lenguaje particular que es muy difícil discernir la realidad de lo que dicen. El tercero, el que siempre ocupa el asiento del fondo, parece que desciende de los acadios, porque he escuchado cuando le llaman asirio. Noto como finje estar siempre en desacuerdo con el comunista por lo que al que llaman justiciero debe establecer orden, pero creo que en el fondo sólo es una pantalla para engañarnos porque ¿si son tan opuestos, por qué seguir unidos en la misma mesa siempre?

No sé, me preocupan algunas cosas de las que hablan, lo poco que he llegado a discernir es preocupante. Es difícil decifar su código, repiten constante algo muy parecido a una contraseña, mencionan tanto eso de punto tres que he formulado muchas teorías acerca de qué es eso: un arma, una fecha, una clave, un rezo, una coordenada... pero, como te digo, es difícil saber exactamente a qué se refieren. Sus temas abarcan de todo: biblia, corán, islam, judaísmo, comunismo, capitalismo, neoliberalismo, nazismo, facismo, cristianismo, sinarquismo, satanismo, mahdi, nacionalizmo, anarquía, blasfemias, elegidos, humanismo, profecías, terremotos, conspiraciones, ciencia, nuevo orden, etc... son palabras mayores, mayores, preocupantes...

Mirá, allí viene uno de ellos.


Después de un día para el olvido, entro a un local de comida rápida a comprar una bebida. Al ingresar, advierto que dos individuos me observan. Uno me señala desde su mesas, pero no le doy importancia, estoy altamente decepcionado. Mi equipo de fútbol favorito acaba de perder contra su archirival con marcador de 2 a 0.

Los tipos siguen observandome, uno con más interés que el otro, pero me da lo mismo. Se supone que hoy debería reunirme con unos amigos aquí, pero no, tengo que atender ordenes de un ser superior y cancelar la reunión.

Al salir del lugar noto que siguen observandome y, no sé, me da la impresión que conozco a uno de ellos, el más eufórico. Creo haberlo visto antes aquí, en este local, casi siempre cuando convocamos a reunión con mis amigos, pero, no sé, quizás me equivoco. Puede ser...

— ¡Ves! ¡Te lo dije! Creo que ya notaron que los espío, que los he descubierto y evitan reunirse cuando estoy cerca!
— Vos ves mucha televisión, eso es lo que pasa.


(cont...)

4 comentarios:

W dijo...

jumm...a mi también me parece haberlos visto.
de ves en cuando los he visto deambular por las calles de San Salvador, tratando los mismos temas que mencionas...¿tramarán algo?

dear dijo...

@ W: Yo no he visto nada, no he hecho nada y no sé nada...

Folósofo dijo...

Sociedad secreta??? bueno si ya los estan espiando... No sera q sus secretos pronto saldran a luz?

dear dijo...

@ Folósofo: Yo no soy, ni he hecho, ni nada.