6.7.09

Estás aquí para ser feliz...

Enciendo el televisor y apunto mis ojos somnolientos a un anuncio de esos a los que Coca Cola nos tiene acostumbrados:



No lo niego, me emociona, me hace sentir que "debo hacer algo", no sé exactamente qué pero inicio con ir al refrigerador a sacar una gelatina que me refresque el estómago.

Reviso todos los canales y vuelvo a encontrarme con el mismo anuncio. Lo observo, pienso un poco y concluyo:

Sr. Mascaró, usted es afortunado, claro que sí. Claro, no sé si tan afortunado como Shigeo Tokuda pero, por lo que veo, si ha tenido mejor suerte que muchos ancianos de mi país.

Aquí la esperanza de vida para un anciano es, en el mejor de los casos, de 60 años y, si preguntaramos a muchos ancianos de mi país, la vida y sus peripecias, les han parecido "demasiado largas e injustas".

No voy a contradecirlo, Sr. Mascaró, después de 102 años respirando, usted se ha ganado el derecho de decir eso y más acerca de la vida. No dudo que ha sido difícil, pero, ¿quién dijo que iba a ser fácil?

Usted es un hombre con mucha suerte si lo comparo con los ancianos de mi país, lo cuales, a su vez, son un poco más afortunados que los ancianos de Somalia o Ruanda, ¿lo ve?

No sé si yo o todos los habitantes del mundo estamos aquí para ser felices pero, hacemos el intento, como usted lo ha hecho hasta el día de ahora.


***

1 comentario:

Folósofo dijo...

Si, la verdad amigo, a veces no sabemos para que estamos aquí pero de que hay alguna razón está claro.
Eso de la felicidad pues depende de como conciban la felicidad cada uno.